PLANO GENERAL DE LAS VIAS:

RESEÑA DE LA VIA “DIRECTA”.

¿ Has estado alguna vez en la Maladetas ?

Esa pregunta es la que año tras año, me hacían compañeros o amigos, después de sus periplos alpinísticos en la cara Sur-Este de las Maladetas, como mejor se conoce a este sitio, aunque en realidad se trata del pico Abadías.

AQUI LOS CULPABLES DE LA “PARTY”


ALBERTO INICIANDO EL PRIMER LARGO.



Es impresionante ver la gran cuenca que forma el Ibón de Cregüeña, sobre todo desde las cumbres que lo rodean, Aragüells, Maldito, Abadías y Maladetas, sin embargo mas sobrecogedor resulta cuando te encuentras a orillas del lago y alzas la vista, a esa impresionante pared del pico Maldito, vertical, recorrida por dos espolones centrales bien definidos, llena de inestables y amenazantes bloques que en cualquier momento parezca que van a desmoronarse, a simple vista, rota, muy rota, llena de lajas y derrubios que se catapultan sobre la ladera que sujeta la enorme mole.

JAIME Y ANGEL HACIENDO EL PRIMER LARGO.

Al otra lado, las paredes, espolones y canales, que con una longitud de 300 mts, recorren las vías de escalada del pico Abadías.

Con una longitud, para deportivamente resultar interesante, es surcada por unas 17 vías, que a veces entremezclan sus recorridos.

La sensación de soledad y lo aislado y alejado del lugar, choca cuando en voz alta debes decir a tu compañero de cordada que estás asegurado y debe prepararse para subir.

SEGUNDO LARGO.

Es esa misma sensación cuando sin saberlo irrumpes en una sala abarrotada de gente dirigiéndote con sus miradas, invadido por un silencio sepulcral y debiendo alzar la voz para saludar, sientes que estas usurpando el tranquilizador momento de la meditación.


Las vías más arduas como la Picazo, Territorio Comanche o la Directa, pueden ser acometidas por cordadas que creyendo que están a su alcance, enseguida se dan cuenta de su error y pueden elegir otro itinerario menos comprometido, por la facilidad de poder pasar de una a otra vía debido a su proximidad.

Sin embargo escalar aquí, comporta un plus, todo aquel que quiera emprender en este pico cualquier escalada antes ha tenido que realizar una larga aproximación o preveer la escalada en dos jornadas vivaqueando, en las proximidades del lago o cerca de la base de la pared donde existen varios “acomodos”, de anteriores tentativas.

SALIDA POR “ETERNA JUVENTUD”.


Su benévola pared sur, hace que pueda ser escalada en época invernal pese a encontrase por encima de los 3000 metros con buena temperatura si tenemos suerte y hemos elegido buen día.

Añadir que aun avanzado el mes de agosto, en la mayoría de las veces hay que preveer, crampones y piolets para remontar hasta el inicio de las vías.

Al superar el nevero y recorrer la pared para ir a buscar nuestro inicio de vía, pasamos por debajo y poco a poco vamos parando y apuntando por aquí o por allá, los diferentes itinerarios que vamos reconociendo, hasta situarnos a plomo debajo del cuadrado techo, siendo por su lado derecho por donde comienza nuestra vía “la Directa” (por la fisura de la izquierda discurre “territorio Comanche”).

Enseguida repartimos cordadas, Alberto y Santos, formarán una y serán los primeros en probar las resbaladizas placas graníticas que surcan el primer largo, a veces húmedas dificultando aun más la escalada.

Varios pitones emplazados, nos incitan a llegar de clavo en clavo, pero las marcan delatan clavaderos de anteriores repeticiones, haciendo dudar si proseguir o protegerse con clavos intermedios.

Detrás formando una cordada de tres, Angel, Jaime y Kike, cierran esta “party-escalada”, típica escalada granítica, de adherencias en la primera parte (6ª),pasando a escalar por lajas fisuradas muy buenas para proteger, y de cómoda escalada (IV+/V).

PICO MALDITO.


El segundo largo discurre de frente a la reunión, superar un bloque fisurado por ambos lados y ligeramente extraplomado, varios pitones emplazados (V+), seguir recto, algún pitón emplazado y de una dificultad no mas de Vº, la reunión se monta en una buena plataforma herbosa, que recorre varios metros a la izquierda y desde donde es posible seguir otro itinerario.

Nosotros nos desviamos aquí por error y ya salimos por “Eterna Juventud”.


La bajada la realizamos rapelando, ya que las reuniones estaban montadas con pitones y “Maillonts”.

Al final en Benasque, pese a llegar a las 19’00 horas y tener prisa para regresar a Jaca, fue obligada la parada “cervecera”, un bocata para cuatro, y média longaniza sudada, nos dio las fuerzas necesarias para emprender el regreso.